lunes, 6 de enero de 2014

EL NACIMIENTO DE LA GAITA. POR GREGORIO COLOMA

EL NACIMIENTO DE LA GAITA


El abuelo de nuestro admirado Sanda, Alejandro Jiménez, nos mostró el hilo. Ahí lo teníamos, ante nuestras narices, y no acertábamos a seguirlo hasta alcanzar el ovillo.

Además de confirmarnos que la primera vez que nuestra danza aparece en un registro data de 1.570 (Libro de Cuentas de San Gil), este cerverano dejó escrito en 1.956 que en la Casa Consistorial de la Villa se guardaban dos banderas de LA GAITA coronadas por sendas moharras de pica y hacha.


Alabarda
Aunque existen varias clases de moharras, las acabadas en hacha y pica se denominan alabardas, armas que hasta 1.504, año en que Fernando el Católico ordenó crear el Cuerpo de Alabarderos, no comenzaron a ser utilizadas por la Infantería. Sus componentes, considerados hasta entonces una parte más de la milicia, empezaron a alcanzar la fama de invencibles al engrosas los míticos "Tercios Viejos" , y éstos se fueron creando a partir de 1.537.

Ya tenemos, pues, a nuestros gaiteros, pañuelos femeninos al pecho, bailando la gaita con "alabardas" entre los años 1.537 y 1.570, época en que las "novelas de caballería" (heroicos caballeros recibiendo como premios a su valentía cintas, guantes o pañuelos de sus enamoradas) obtuvieron sus mayores éxitos.

Pero nuestra danza, como hemos visto de inspiración guerrera, no pudo nacer por generación espontánea. Como tantas otras de las que surgieron, sobre todo en el norte de la Península, lo haría para conmemorar una gesta de la magnitud suficiente como para alcanzar, nada menos que hace cuatro siglos y medio, un pueblecito perdido entre montañas. Y ahí estaba, a la vuelta de la esquina, la más sonada: El 10 de Agosto de 1.557 las tropas españolas infringieron a las francesas una derrota sin paliativos en la Batalla de San Quintín.

El júbilo de la población llegó al paroxismo, los festejos populares parecían no tener fin y las misas de acción de gracias se sucedieron durante meses. Para el recuerdo de tan gloriosa victoria, Felipe II mandó construir el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, pero no hacía falta tal recordatorio pues sus ecos todavía no se han apagado: "Se armó la de San Quintín".

En mi opinión, LA GAITA, en sus inicios procesional, fue creada entre los años 1.557 y 1.570 en el entorno de la iglesia de San Gil, por persona culta y con el predicamento suficiente para aglutinar a la juventud; seguramente un sacerdote. Y aquella anotación en el "libro de cuentas" su partida de nacimiento.

Gregorio Coloma
Diciembre de 2.013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada