lunes, 23 de septiembre de 2013

Poema 'el bailaor' de 1923.

Como he comentado en otras ocasiones, el blog de La Gaita está abierto a todo aquel que quiera colaborar. Hoy mostramos un poema titulado 'el bailaor' que nos envía el cerverano Santiago Ruiz Zapatero.
Santiago nos comenta que hace tiempo existía una revista publicada entre Alfaro y Cervera llamada 'La Rioja Alhameña' en la que se debió publicar en el año 1923 este poema que pretende resaltar los valores del danzante o bailaor.
 
Aquí está la transcripción de este poema, tal cual aparece en la revista.
A manos de Santiago llegó la fotocopia de una página y es posible que falte parte, quizá el inicio. Tampoco se cita el nombre del autor. De todas formas merece la pena comprobar qué y cómo se escribía en aquella época y la imagen que se tenía del bailaor.
 
EL BAILAOR
 
... del mozo tostado
de aquel que le canta
las jotas de mieles
y en la cruz del pecho
la moza ha notado
que el mozo le jura
sus amores fieles;
por eso lo mira
con ojos de ansiosa
si trisca y revota
si aquieta o avanza,
y ni chistar quiere
y ni alentar osa
mientras sigue y sigue
la típica danza.
Danza primitiva
de fieros envites
que exige sudores
de estíos dantescos,
que pide el calmante
de frescos convites
y borda exquisita
finos arabescos.
Danza del buen viejo,
hombre cerverano,
hombre de pelea
pájaro de nido
del sol y del viento
y del agua hermano,
nunca temeroso
y siempre temido;
temido por noble,
temido por bueno
temido por  libre
por sagaz temido
que al Santo Padre Alvarez
crió en su terreno
y que a Eloyo Alfaro
hizo ser, lo sido...
Danza del mozo rudo,
la típica danza;
danza primitiva
de fieros arrestos
¿qué importa a su gozo
la cruel matanza
de un día africano
que avente sus restos?
¿qué importa que un día
todo el peso duro
de un pan perdido
sin rumbo ni norte,
hunda sus espaldas
siendo el apuro
gozoso en la ruina
que la vida corte?
¿que, qué el cielo mate
las buenas cosechas
y que las campanas doblen
por sus deudos?...,
que, las amistades
resulten deshechas
pasen sus tierras
a ser de otros feudos?
Él, borda dantesco
moriscos dibujos
al son de la gaita
dulzona y cansada
y luce en el pecho
los colores brujos
del pañuelo airoso
que le dio su amada;
la amada lozana
la moza bravía
que al cruzarlo pleno
de vivos colores,
crespó candorosa
que la luz reía
la eterna promesa
de eternos amores.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada